Responsabilidad en los tiempos del Coronavirus

Responsabilidad en los tiempos del Coronavirus

En estos días de aislamiento y reflexión es muy valioso recordar el peso y las repercusiones de nuestras acciones individuales. Solo cooperando unidos este panorama pronto será un recuerdo.

Por Juan Luis Castro

Es innegable que el flujo de información al que los y las colombianas hemos estado expuestos esta semana ha sido apabullante. La situación es compleja y la ansiedad que pueden generar las informaciones difusas sobre el COVID-19 es creciente. No obstante, quiero aprovechar esta columna para invitarle a usted que me lee a conservar la calma.

Seguir atentamente las medidas que proponen las autoridades no solo le mantiene a salvo a usted, en sus manos también está mantener a salvo la vida de miles de colombianos. Acojamos el aislamiento preventivo, el tiempo nos dará la razón.

Como Senador de la República lo mínimo que puedo hacer es poner mi rol de figura pública a disposición del bien común, así que desde mis redes sociales y cada espacio desde el cual pueda hacerlo, seguiré promoviendo el flujo de información útil y, desde luego, veraz.

Quiero reiterarle la invitación a mis compañeros y compañeras en el Congreso y a mis colegas profesionales del talento humano en salud que no están en los centros médicos haciendo su aporte, para que nuestra voz sea un insumo más en el combate contra la desinformación y el pánico. Recuerden que estamos juntos en la distancia.

A las autoridades que tienen el poder de decisión, y especialmente al Presidente Duque, le reitero mi disposición para trabajar en pro de los más vulnerables, hasta ahora la respuesta de la institucionalidad para hacerle frente al virus ha dejado puntos que desear, esperemos que su eficacia no. Una vez más le hago un llamado a la sensatez Presidente: ¡No es hora de anteponer intereses privados!, por favor actúe pensando en el bienestar de todas las colombianas y colombianos con la urgencia que el escenario exige.

Con el apoyo de toda la ciudadanía esta historia llegará a buen puerto. En este periodo de aislamiento preventivo, en el que ya nos encontramos algunos, y en la eventual cuarentena que tendremos que enfrentar, no olvide cuidar de los suyos.

Si alguien cercano a usted vive solo o sola, padece alguna afección de salud mental o simplemente le extraña, no dude ni un segundo en llamar y acompañar. En estos días de confinamiento tenemos que ser solidarios y preocuparnos por el bienestar de la gente a la que queremos.

Si tiene a familiares, amigos o cercanos que trabajen dentro del sistema de salud, la presión es enorme y el ritmo de trabajo incesante. Cuidémosles y estemos pendientes de ayudar en lo que nos sea posible.

Los niños y niñas pueden confundirse y asustarse por todo lo que está pasando. Los cuidadores debemos acompañarlos, tranquilizarnos y procurar buscar actividades que los y las relajen. Cuidemos su salud mental.

Los efectos del COVID-19 nos enseñarán, si es que no lo han hecho ya, muchas cosas: a la sociedad, a los y las gobernantes, al Congreso y en general a todos los ciudadanos. Solo cooperando unidos este panorama pronto será un recuerdo, mantengamos la compostura, sigamos las recomendaciones y ayudemos desde donde nos sea posible. Superar el COVID-19 depende de nosotros, claro que es una tarea compleja y con seguridad podremos completarla si seguimos trabajando juntos por el país

Deja un comentario