La salud mental se tomó las salas de cine

La salud mental se tomó las salas de cine

Con la estela de la temporada de premios aún en el retrovisor, vale la pena reflexionar sobre las representaciones de la salud mental en las historias que estuvieron en boca de todos.

Por Juan Luis Castro

Hace poco menos de una semana se llevó a cabo la ceremonia de los Premios Óscar en dónde Renée Zellweger y Joaquín Phoenix fueron premiados como mejor actriz y actor por sus interpretaciones en las películas Judy y Joker, respectivamente.

Ambas piezas cinematográficas recorren las historias de personajes en los que se vislumbran problemas de salud mental, y además se recrean los efectos de la negligencia de un sistema de salud en el que los casos no son atendidos suficientemente.

Judy

Esta película, dirigida por Rupert Goold, presenta el caso de la reconocida actriz Judy Garland, ampliamente reconocida por su célebre interpretación de Dorothy Gale en El Mago de Oz.

Garland, quien desde muy joven acomodó su estilo de vida al ritmo de Hollywood, terminó sufriendo las consecuencias de someter su niñez y su adolescencia a las exigencias de la gran industria cinematográfica, las cuales derivaron en su farmacodependencia.

Si bien este es un caso excepcional, lo sucedido con Garland es un ejemplo similar a varios casos con los que me he encontrado personalmente.

Niños en la escuela que no solo atienden su carga académica, también hacen parte de escuelas deportivas, atienden a academias de arte, varios cursos extracurriculares, entre otras actividades que rellenan todo su horario. Las presiones por preparar a los niños para que sean competitivos en su adultez, ha llevado a muchos padres a quitarle el tiempo de juego de sus horarios y a sentirse frustrados  cuando su desarrollo y rendimiento no está en el percentil más alto de sus clases, esto causa con frecuencia el envío de niños a consultas para ser evaluados por trastorno por déficit de atención e hiperactividad, cuando en realidad no tienen absolutamente ningún síntoma.

La experiencia que tengo en el campo de la psiquiatría infantil y una buena cantidad de estudios me permiten afirmar que el juego es parte fundamental   para los niños en el desarrollo de sus aptitudes tanto físicas como cognitivas y sociales; y cuya omisión puede acarrear consecuencias para la salud mental en el futuro. Para el caso del filme la exagerada dependencia de fármacos automedicados.  

Joker

Por su parte la película dirigida por Todd Philipps es un buen ejemplo para señalar la negligencia estructural de la que sufren, por lo menos, el sistema de salud colombiano y el recreado en este relato ficcional.

Pese a la búsqueda de apoyo pertinente y el seguimiento de los protocolos, la precariedad en la cobertura y la atención no le brinda ningún tipo de solución al personaje principal de la película.

Si se quiere, es precisamente lo precario del servicio lo que le lleva a la aceptación y el regocijo en la enfermedad, que de igual manera pone en tela de juicio los parámetros de atención a este tipo de patologías.

Enfoque de promoción y prevención

Las enfermedades mentales han tenido que ser retratadas desde la ficción y el entretenimiento debido a que la sociedad no ha posado suficiente atención en las consecuencias de haberlas ignorado históricamente.

Si bien en Colombia se han dado pasos hacia adelante, como la política de salud mental publicada en noviembre de 2018 por el Ministerio de Salud, aún hace falta llevar a la práctica eficiente lo allí descrito, y para el caso específico de la salud mental es necesario depurar un protocolo que logre atender todos los casos.

Enhorabuena llegan estas representaciones cinematográficas que nos recuerdan que es un problema latente que experimentamos en el día a día, no obstante, aún hace falta establecer leyes vinculantes, claras responsabilidades y trazar líneas de ejecución aterrizadas a la gran variedad de contextos que debe cubrir el sistema; no sin antes entender que la prevención y promoción de hábitos saludables son las mejores herramientas para mejorar la calidad de vida de todos los colombianos. 

Deja un comentario