¡A probar! … pero a probar bien.

¡A probar! … pero a probar bien.

Esta semana quedó en evidencia que no contamos con la información suficiente para conocer las condiciones reales de la propagación del Coronavirus. Ante esta situación sólo existe una alternativa: garantizar que haya más pruebas.

Por Juan Luis Castro

Son varios los hechos sucedidos a lo largo de la semana que invitan a pensar que la información que tenemos sobre la propagación del coronavirus no es suficiente.

El pasado viernes el Instituto Nacional de Salud explicó a la opinión pública la avería que sufrió la maquina alemana que permitía, según la información divulgada por los medios nacionales, conocer los resultados de 100 pruebas por hora, proceso que para los virólogos ahora tomará un día. De 1.600 pruebas diarias hemos vuelto a 100.

Una semana antes, el mismo INS elevó su preocupación sobre la recepción de pruebas, la cual llegaba apenas a la mitad de la capacidad que este podía atender. ¿Realmente se ejecutaban 1.600 pruebas diarias?

Volvamos a esta semana. El día anterior a la comunicación del inoportuno daño, la procuraduría encendió las alarmas sobre el estado en que llegan las muestras de las regiones, pues la información es ilegible, está incompleta o mal rotulada. Con estas condiciones ¿Qué nivel de certeza se tiene sobre quiénes son los contagiados?

Ahora bien, lejos de ser una diatriba contra el INS, escribo esta columna alzando la voz por que el Gobierno Nacional y los gobiernos locales afinen la ruta y los procesos. Debemos garantizar la eficacia que el INS es capaz de lograr, y sobre todo garantizarla aún más ahora que se sumarán los laboratorios de las universidades.

Hay que reconocer que el Estado se ha volcado en su totalidad a trabajar en la atención a esta emergencia, por ello el deber ser apunta hacia garantizar el éxito de las medidas.

Sabemos por los relatos de la comunidad internacional que una mayor aplicación de pruebas es el camino correcto. El caso de Alemania, país con una de las tasas de mortalidad más bajas con 50.871 casos y tan solo 351 decesos, es de los mejores ejemplos por los que Colombia hace bien al enfocar sus energías en lograr un mayor número de pruebas.

El incremento del número de pruebas requiere de la colaboración de miles de colombianos. En ese sentido no podemos dar lugar a que se desperdicien esfuerzos y mucho menos al sacrificio de la calidad en función de la cantidad.

Enhorabuena el Gobierno ha decidido enfrentar la propagación del virus, pero sin las garantías para contar con la información que permita identificar las condiciones actuales y los efectos reales de las medidas, posiblemente sea necesario salir a “perseguir el virus” sin saber dónde empezar a buscarlo.

Existen ya numerosos tests para identificar a los pacientes con coronavirus, y en los próximos días conoceremos más detalles sobre los que hemos aplicado y los que llegarán al país. De igual manera mantengo la fe en que el Gobierno Nacional junto con la inmensa fuerza de trabajo del personal de salud atacarán estas falencias y poco a poco solucionaremos la emergencia.

Desde mi casa e invitándolos a que permanezcan en las suyas, les deseo una buena semana.

Deja un comentario