El verdadero valor del voto.

El verdadero valor del voto.

En plena época electoral las críticas, las diferentes posiciones y sobre todo la desinformación toman mucha relevancia. Sin embargo, mitigar la información falsa e identificarse con las propuestas de los candidatos de la contienda electoral es el verdadero valor del voto.

Por Juan Luis Castro

La historia nos ha demostrado que a pesar de sus imperfecciones y grandes problemas, la democracia es el mejor sistema de participación ciudadana. Y no solo el mejor, sino también el que refleja la representación ciudadana dentro de un estado o nación; esa representación se manifiesta a través del voto de los ciudadanos.

Tristemente las personas pierden cada vez más la credibilidad por culpa de algunos políticos que se posesionan en su cargo y no cumplen con las promesas que hicieron durante la campaña. Estas personas se suman al gran porcentaje de abstencionistas, aspecto que no podemos juzgar así no sea la mejor manera de expresar las posiciones inconformes.

De este abstencionismo se aprovechan los corruptos que se benefician de la baja participación electoral, incluso, la compra de votos para ellos resulta más sencilla, pues no son tantos a los que les toca convencer de vender su voto. Es una realidad que hoy vivimos, debemos participar y estar informados.

Quienes no están dispuestos a vender su voto y desean participar de la contienda electoral, en muchos casos carecen de información y no se preocupan por informarse de las propuestas de los candidatos. Asimismo, dentro del contexto político donde se generan muchas pasiones, son las campañas de desinformación las que toman el protagonismo, pues un escándalo al rival lo debilitaría y lo dejaría expuesto ante la nueva plaza pública (redes sociales y el mundo digital en general) sin importar si la noticia es real o no, pues gran parte de la información en redes sociales es falsa según Kevin Bohorquez, quien escribe para Asuntos Legales.

Debemos empezar a ver el voto como el privilegio que tenemos como colombianos a elegir a quien queremos que nos represente, quien refleje en sus propuestas una visión de territorio al que nosotros estemos convencidos que sea el mejor y sobretodo, elijamos a quien creemos que refleja transparencia antes, durante y posiblemente después de las elecciones.

En Colombia debemos de dejar de vender nuestro voto o de elegir por el beneficio personal o familiar. Debemos ser éticos y cambiar la manera en la que elegimos, pues seguir depositando el voto en las urnas sin pensar en sociedad, es el reflejo de una sociedad que elige de manera desinformada y con constantes errores irreparables. 

Leave a comment