Acoso sexual en el trabajo no da tregua en Colombia

Acoso sexual en el trabajo no da tregua en Colombia

El acoso sexual es una de las formas más aberrantes de maltrato psicológico interpuesto por una persona de un cargo superior a la víctima. Es un flagelo que se pronuncia cada vez más en las entidades y organizaciones, y no da tregua en todo colombia. 

Por Juan Luis Castro

En Colombia el acoso sexual no da tregua y se normaliza entre la sociedad. alrededor de 3.000 personas denunciaron ser acosadas sexualmente en el 2018 según el Ministerio del Trabajo, y al parecer la cifra puede crecer en el 2019. Según un informe realizado por la Universidad Libre, se encontró que la entidad territorial con más índice de acoso sexual en el trabajo es Bogotá, seguido por los departamento del Valle, Bolívar, Antioquia y Atlántico. Según académicos consultados en el mismo estudio, el 70% de las personas que son acosadas sexualmente en su entorno laboral no denuncian por miedo a perder su trabajo puesto que aún desconocen la Ley 1010 del 2006 que previene y sanciona el acoso laboral.

La invasión de la intimidad en entornos laborales parece una epidemia que toma mucha fuerza y pronunciamiento cada vez más, sin embargo, hay quienes se siguen negando a creer en que el acoso sea una problemática. Recientemente, uno de los casos más sonados fue el de Vanessa Restrepo periodista del diario regional El Colombiano, su denuncia la hizo ante la fiscalía, contando los hechos del 17 de mayo cuando su anterior jefe Juan Esteban Vásquez intentó abusar de ella mientras dormía, ella guardó silencio durante un mes por miedo, finalmente denunció y todo empezó mal para Vanessa, pues la cuestionaron por su manera de vestir y por qué subió al carro de Vásquez y mucho peor, le pidieron explicaciones de por qué se había quedado a dormir en otra casa.

Es necesario tomar medidas, generar conciencia y hallar el antídoto a esta enfermedad, necesitamos hacerle entender a los “jefes” que una persona con posición superior dentro del entorno laboral no tiene potestad sobre la intimidad de un subordinado, y es necesario que el subordinado tenga claro que nadie tiene derecho a pasar la barrera, vulnerar los derechos y violar la intimidad.

En Colombia más del 60% de las mujeres han sido acosadas laboralmente, en muchas ocasiones, a causa de la normalización de este problema, no caen en cuenta de que lo que sucede es acoso. En unos casos, el acoso se manifiesta de manera voraz  por presiones o por réditos económicos, por ascensos o simplemente por amenazas de poder quedarse sin empleo. En otros casos, una simple caricia, una insistencia en algo, una mirada o hasta una sonrisa, siempre dependiendo el contexto, se puede evidenciar como acoso.

Tenemos que sensibilizarnos y entender que la Ley cobija a quienes son víctimas del acoso, no podemos callar, hay que denunciar cada indicio y tener el valor suficiente para afrontar esta situación. 

Desde el Congreso de la República rechazamos infinitamente el abuso y acoso sexual en cualquiera de sus diversas formas en las que se expresa en la sociedad, mi apoyo a las víctimas es total e incondicional.

Leave a comment