Ajustar las medidas

Ajustar las medidas

Las consecuencias que vivimos en Colombia por el consumo excesivo de tabaco y bebidas azucaradas como la obesidad, el sobrepeso y los problemas respiratorios (enfermedades crónicas no transmisibles) además de deteriorar la salud pública están empeorando las condiciones del sistema de salud. Llegó la hora de tomar medidas.

Por Juan Luis Castro

He venido insistiendo en muchos escenarios en que el sistema de salud está saturado por culpa de enfermedades totalmente prevenibles y asociadas con el consumo excesivo de bebidas azucaradas o de tabaco. 

Precisamente esta semana la principal organización benéfica de cáncer del Reino Unido encendió las alarmas al indicar que la “obesidad compite con el tabaco como causa del cáncer” catalogando dicho factor como responsable de más casos de cáncer de intestino, riñón, ovario e hígado.

Aunque dicha organización fue clara en que “Fumar sigue siendo la principal causa de cáncer” la preocupación respecto a la obesidad radica en las “Medidas” que están (o no) tomando los gobiernos para prevenirla.

He venido estudiando el ajuste de medidas saludables en ese sentido, especialmente la implementación del impuesto al consumo de bebidas azucaradas, para combatir la obesidad y la diabetes y demás enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT) en el territorio nacional.

Esta es una lucha que llevé al Congreso de la República en diferentes ocasiones, por ejemplo, en la Ley de Financiamiento le propuse al Ministro Carrasquilla incluir los impuestos saludables, pues los recursos que se obtuvieran al implementar esta medida giraban alrededor de 1,2 billones de pesos que tendrían una destinación específica, el sector de la salud.

Sin embargo, mi lucha no terminó ahí, este año, para el Plan Nacional de Desarrollo, solicité incluir 8 proposiciones relacionadas con los impuestos saludables, su destinación específica para desincentivar el consumo y disminuir las enfermedades a causa de estos productos; proposiciones que jamás fueron escuchadas, pareciera que al Gobierno Nacional le importa más el lobby de la industria que la salud de los colombianos.

Desincentivar el consumo es muy importante, pues las cifras de obesidad y sobrepeso en Colombia son alarmantes y tenemos que prevenir esta enfermedad. Según el estudio de la ENSIN del año 2015, 1 de cada 3 adultos presentan sobrepeso, y peor aún, 1 de cada 5 es obeso.

Los impuestos a las bebidas azucaradas, además de combatir la obesidad y el sobrepeso, pretenden, disminuir la tasa de mortalidad y prevenir enfermedades como la diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, entre otras que están directamente relacionadas con el consumo de estas bebidas y también con el consumo de tabaco y sus derivados.

Quiero agradecer  el apoyo que mi equipo y yo recibimos a lo largo de este año por parte de diversas personas y organizaciones, especialmente de Blanca Llorente y Norman Maldonado de la Fundación Anaás y de Educar Consumidores, así mismo a FIAN Colombia, Red PaPaz y Dejusticia, porque sin ellos el trabajo de esta legislatura hubiera sido aún más difícil. 

Para finalizar, quiero compartir que la semana pasada nos reunimos con organizaciones interesadas en la implementación de medidas saludables para fijar los puntos de trabajo de la legislatura que inicia este 20 e julio, esperamos cumplirle al país defendiendo la alimentación y hábitos de vida saludables de los colombianos. Ya en Latinoamérica específicamente en Chile, Ecuador y México implementaron estas medidas. 

Leave a comment