El agua es vida y la vida es un derecho fundamental; protejamos la vida, protejamos el agua

El agua es vida y la vida es un derecho fundamental; protejamos la vida, protejamos el agua

Aplaudo y  reconozco la importancia de lo que ha venido sucediendo con el Río Atrato en términos de protección y garantía de derechos, sin embargo, considero que dicha medida debe tener una ejecución rigurosa y extenderse a todos los Ríos del país. El agua es fundamental para la vida, nuestro futuro y calidad de vida dependen de ella.
Por Juan Luis Castro.

Atardecer a orillas del río Atrato
Foto: Andrés Varela

Valoro y apoyo toda iniciativa que busque proteger el agua en nuestro país, como Senador me he opuesto rotundamente a toda acción que atente contra el agua, sin embargo, a veces parece que al Gobierno Nacional no le interesa en lo más mínimo.

No voy a descansar para que toda forma de vida que dependa de los ríos sea respetada y protegida por la Ley. Quiero exaltar la importancia de los acuíferos a lo largo y ancho del país y reafirmar mi compromiso con la vida. Vengo insistiendo en el tema desde la campaña al Senado y hace unos meses tomé la decisión de radicar, como coautor, el Proyecto de Ley que prohíbe el fracking en Colombia, para proteger el agua, dándole mayor importancia a este recurso que a los intereses económicos de la industria petrolera, pues en la mayoría de los casos de daño al medio ambiente, y especialmente a los acuíferos, las consecuencias resultan irreversibles. Como siempre, son las comunidades de municipios aledaños las más afectadas con semejantes destrucciones.

También he estado haciendo seguimiento a lo ocurrido con la sentencia T622 de 2016 que declara al Río Atrato como sujeto de derechos, es decir, le da reconocimiento a todas las formas de vida que dependen del Río y nombra guardianes del agua para su preservación, aspecto que aplaudo y celebro, pues sin el agua nos sería imposible vivir. Teniendo en cuenta dicho antecedente y jurisprudencia al respecto, radiqué una acción de tutela para que el Río Cauca, que ha resultado tan afectado últimamente, también goce de la misma protección y nunca más se vulneren sus derechos sin consecuencias para quién realice el daño. 

Estoy  a la espera del fallo en segunda instancia, convencido de que será una medida de protección histórica para el país. Es una batalla que apenas inicia, el Río Amazonas, el Magdalena y muchas cuencas hidrográficas más deberán estar protegidas en Colombia.

Atardecer en el Río Atrato en Quibdó
Foto: Moterocolombia

Es una labor muy difícil lograr un cambio en la conciencia de las personas y que como sociedad comprendamos la importancia de proteger el agua, todavía hace falta mucha pedagogía alrededor del tema. Es nuestra responsabilidad insistirle al gobierno nacional y a los gobiernos locales que trabajen en la consolidación de políticas de uso, preservación y cuidado del agua y el medio ambiente.

Para finalizar, quiero manifestar mi inconformidad con la atención brindada por parte del Gobierno Nacional a una gran cantidad de municipios que no tienen agua potable y ni siquiera acueducto, somos un país rico en recursos hídricos, pero parece que el derecho al agua es selectivo. En el mundo 844 millones de personas no tienen agua potable, una de cada tres personas no tiene infraestructura para recoger agua y el 2,1% de la población mundial recoge el agua de ríos, lagos y canales y estanques. Ojalá las cifras en Colombia sean más esperanzadoras.

Somos uno de los países más privilegiados con este recurso en el planeta y tenemos que trabajar por su protección, dar ejemplo, y garantizar el acceso de agua a las diferentes poblaciones de nuestro territorio, tengan la certeza de que como Senador seguiré trabajando por este objetivo.

Leave a comment