El Plan a medias

El Plan a medias

El Plan Nacional de Desarrollo es, tal vez, el proyecto de ley más importante que tiene el país, pues constituye la hoja de ruta de Colombia durante 4 años y establece las metas con las que el Gobierno nacional evaluará su gestión. Por esto, considero que el PND se debe debatir con suma responsabilidad y de forma transparente con la ciudadanía.

1. Insistimos en que estamos de acuerdo con un debate transparente.

Por la importancia del PND celebré que en su presentación en el Congreso de la República se hubiera anunciado que se iba a debatir de frente al país en el recinto del Congreso y, por eso, íbamos a contar con transmisión en vivo y las barras abiertas para la ciudadanía. Sin embargo, todos los debates de ponentes fueron a puerta cerrada en el Ministerio de Hacienda en espacios donde, incluso, no dejaron entrar a nuestros asesores.

2. Estamos de acuerdo con un PND que recoja las voces de todos los Colombianos, no que sea una imposición.

También, celebramos que el PND haya sido presentado como un “Pacto por Colombia”, sin embargo, realmente, se constituye como un pacto exclusivo entre quienes conforman la Coalición de Gobierno y no incluye las demás voces. En las reuniones de ponentes tuvimos espacios para hablar con respeto, pero nuestras participaciones no tuvieron incidencia. Prueba de ello es que todos los grandes micos que denunciamos de la primera versión del articulado también hacen parte de la primera ponencia.

3. No apoyamos el incumplimiento de promesas de campaña presidencial.

Una de las principales promesas de campaña presidencial de Iván Duque fue no subir impuestos. Sin embargo, esta promesa se incumplió rápidamente con la pasada Ley de Financiamiento, aprobada a pupitrazo en diciembre del 2018. Entonces denunciamos que era una ley improvisada, incompleta y que era un presagio de nuevos impuestos. En este PND se valida nuestro presagio con la creación de la “Solidaridad en el Sistema de Salud” que, realmente, es un cobro de 750.000 millones de pesos a las personas más pobres para el acceso al régimen subsidiado de salud  (Art. 138).

4. No apoyamos un PND incoherente e improvisado

Uno de los pocos elementos transversales del PND es su incoherencia. Esto se evidencia al revisar los diagnósticos, estrategias y metas que se plantean en sus Bases, así como con su Plan Plurianual de Inversiones y el Articulado. La improvisación incluso se celebra al eliminar el rubro de inversión pública del DNP (Art 35) y permitir el uso de vigencias futuras durante los últimos años de gobiernos locales (Artículos: 52, 77, 82, 83 y 219, Art. 223 y Art. 224).

5. No vamos a apoyar un PND sin tiempo de análisis

Es imposible apoyar un PND que incorpora muchos artículos que no tienen ningún sustento en sus bases, que fueron incorporados a última hora y que el país desconoce. En sólo dos días de trabajo, supuestamente, se discutieron más de 500 propuestas de artículos nuevos y se incluyeron más de 100. La ponencia para primer debate tan sólo fue radicada el miércoles en la tarde y el Gobierno nacional espera que analicemos más de 100 artículos nuevos en de 2 días. Por el contrario, es sospechoso el apoyo incondicional al PND de muchos congresistas que desconocen su contenido. Esta es una puerta abierta a la complicidad y corrupción.

6. No vamos a apoyar un PND que aún cuente con Facultades extraordinarias.

Actualmente, el PND cuenta explícitamente con Facultades Extraordinarias para que el Gobierno nacional modifique a su antojo la Estrategia de Monitoreo, Seguimiento y Control al uso de los recursos del Sistema General de Participaciones (Art. 310 antes Art. 181). Asimismo, de forma engañosa, se eliminó un artículo de Facultades Extraordinarias (antes Art. 180), pero estas se incorporaron en 6 artículos nuevos (Artículos: 293, 297, 303, 304, 305 y 308).

7. No estamos de acuerdo con un PND destructivo del medio ambiente.

Nosotros consideramos que la naturaleza es uno de nuestros tesoros más preciados y su conservación es vital. Así, no podemos apoyar un PND cuyo tercer rubro de inversión esté destinado a Minas y Energía, y que profundiza la extracción de combustibles fósiles. También estamos en desacuerdo con la meta de talar diariamente más de 600 hectáreas de bosque.

8. No vamos a apoyar un PND que violenta a las poblaciones más vulnerables.

No estamos de acuerdo con la figura de “Piso Mínimo de protección social” que, realmente, es una nueva forma de vinculación laboral que permitiría la contratación por debajo del salario mínimo sin garantías para los trabajadores (Art. 113). Además, esta estrategia no cuenta con ninguna mención en sus bases, menos con argumentos o menciones de experiencias internacionales donde se evidencie que una política de este tipo haya sido positiva en algún contexto. En contraste, en Colombia, algunas flexibilizaciones laborales han sido perjudiciales para los trabajadores. Nuevamente se evidencia la improvisación y falta de rigurosidad. Además, en el PND se ponen en riesgo los ahorros de las familias más pobres (Art. 117).

9. Creemos en la salud como un derecho, no como un negocio.

Este PND plantea un programa de saneamiento fiscal que no incorpora criterios sociales. Con esto, se podrían en riesgo muchos hospitales públicos que atienden a la población más vulnerable del país, pues no son rentables financieramente sino socialmente (Art. 56).  

10. Creemos en la prevención de la enfermedad como política pública.

Este PND profundiza el esquema de atención a personas enfermas en lugar de prevenir la enfermedad. Por un lado, se restringen los recursos del Sistema General de Participaciones destinados a la salud pública (Art. 129). Por otro lado, no incluye políticas públicas como etiquetado frontal, impuestos saludables, promoción de lactancia materna, estrategias integrales en salud mental, impuestos ambientales, implementación de entornos escolares saludables, prevención de consumo de sustancias psicoactivas ni política de calidad de aire. Incluso, cuando todos estas estrategias son mencionados como virtuosas en las bases del PND.

Los congresistas de la Alianza Verde decidimos no participar del primer debate del PND porque no vamos a respaldar un proceso legislativo que no ha sido transparente. Insistimos en que el Gobierno nacional y el Congreso de la República debemos estar a la altura de este momento histórico. Nosotros queremos participar en la construcción de un mejor país. Para ello, participamos en las reuniones de Ponentes y propusimos muchas proposiciones. Tan sólo yo, sin contar con mis compañeros de bancada, radique más de 70 propuestas en Salud, Protección Social, Ambiente, Cultura y Finanzas. Proposiciones que no se tuvieron en cuenta en la ponencia del gobierno que, realmente, parece más un mapa de retazos, que un proyecto de ley responsable.

Insisto nuevamente en que estoy convencido de que, a pesar de las diferencias políticas, estamos de acuerdo en que todos los congresistas amamos a Colombia, nos importa la salud de los colombianos como prioridad y que tenemos la tarea que llegar a puntos de encuentro para sacar al país del subdesarrollo y la polarización. Y por eso exigimos participar en un proceso y un plan a la altura.

Descargue el comunicado en PDF

Leave a comment