El PND está lejos de ser una propuesta coherente

https://www.las2orillas.co/wp-content/uploads/2017/10/pacto.jpg

El Plan Nacional de Desarrollo se presentó al país como un gran “Pacto por Colombia”, y como propuesta de pacto es una oportunidad para construir entre todos; sin embargo, está lejos de ser una propuesta coherente y de ser, realmente, un pacto nacional.
Por Juan Luis Castro.

El pasado miércoles 6 de febrero, el Gobierno Nacional, en Cabeza del presidente Iván Duque, y en conjunto con Gloria Amparo Alonso, directora del DNP, y Alberto Carrasquilla, ministro de Hacienda, presentó al congreso su propuesta inicial de Plan Nacional de Desarrollo. El PND se discutirá hasta el 7 de mayo como fecha máxima para su aprobación y tendrá impactos en el país durante todo este periodo presidencial. Además, la gestión del gobierno será evaluada con las metas que en este se incorporen. Por esto es muy importante que los congresistas y toda la ciudadanía esté atenta y participe en el PND.

Los documentos centrales del PND son el articulado de proyecto de ley y sus bases – que contienen las metas y el plan de inversiones. Y basta con una mirada rápida a la estructura de estos documentos para evidenciar que el PND ha tenido modificaciones a última hora y que no es coherente. Estos son sólo cinco ejemplos:

  1. En la primera versión de las bases del PND la sigla “LGBTI” sólo aparecía una vez, mientras que en la versión actual se incorpora un subcapítulo exclusivo para este tema: Equidad en la diversidad. En este apartado se realiza un diagnóstico sobre las problemáticas que vivencia esta población y se proponen algunas estrategias para incentivar la inclusión, sin embargo, no se plantea alguna meta y en el articulado no se incluye este tema, mucho menos en el plan de inversiones. Es decir, el gobierno no tendría que hacer ningún esfuerzo hacia esta población y aun así “cumpliría” con su gestión.
  2. En las bases del PND se presenta un pacto de equidad para las mujeres que incluye un amplio diagnóstico, pero con muy pocas metas. Si bien se incluye como meta la paridad en los cargos directivos del estado colombiano, el grupo más amplio de metas hace referencia a la maternidad y unión marital. Es increíble que en el PND se exprese una visión de las mujeres como madres, cuando la maternidad no es lo único que define a las mujeres y tienen aportes inmensos para el país. Finalmente, el capítulo de mujeres no cuenta con una destinación específica de presupuesto. Espero que esto se corrija cuanto antes.
  3. Asimismo, en las bases se presenta un pacto por la equidad de oportunidades para los grupos indígenas, negros, afros, raizales, palenqueros y Rrom. El gobierno también celebró procesos de consulta con estos grupos. Sin embargo, en las bases se “listan” algunas propuestas acordadas, las metas se presentan como “en construcción” y este espacio no cuenta con presupuesto específico. Nuevamente, el gobierno podría cumplir al 100% con su gestión, sin hacer nada por estos grupos. Esto es una vergüenza.
  4. Los impuestos saludables y la lactancia materna son mencionados en las bases como estrategias de salud pública, pero no se incluyen como metas ni en el articulado. De nuevo, el gobierno podría cumplir su gestión sin impulsar estas políticas públicas que toda la evidencia señala que son constructivas para el país.
  5. Finalmente, y como joya de la corona, en el articulado se incluyó a última hora un nuevo capítulo que le daría facultades extraordinarias al presidente durante 6 meses para, básicamente, reestructurar todo el estado colombiano. Este capítulo parece más un gorila que un mico porque ni siquiera es mencionado en las bases.

En fin, el gobierno Nacional tiene el deber de construir un plan que vaya más allá de títulos llamativos y populistas, hacia un pacto real que incluya todas las voces y que se materialice en metas concretas.

Leave a comment